Firma--Perez-0-0

Una copa con Montaigne.

Por Diego Pérez Ordóñez. Edición 431 – abril 2018. “Ahora bien, la embriaguez me parece, entre los demás, un vicio zafio y brutal… Los demás vicios alteran el entendimiento; este lo trastorna y...
Firma--Correa-0

Busco novia.

Por Anamaría Correa Crespo. @anamacorrea75 Ilustración María José Mesías. Edición 431 – abril 2018. Debo confesar mi más reciente pecado mortal. Osé buscar una esposa para mi perrito a través d...
Firma--Milagros-A-0

Atentados al patrimonio.

Por Milagros Aguirre. Ilustración ADN Montalvo E. Edición 431 – abril 2018. Si Europa estuviese poblada enteramente por ecuatorianos, hace tiempo que se habría construido sobre el mismísimo Col...
Firma--Ma-Fda-0

Adiós a los libros.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración Maggiorini. Edición 431 – abril 2018. El primer libro que tuve, mío de verdad, fue El fantasma de Canterville de Oscar Wilde. No era una enciclopedia o u...
Firma--Huilo-0-1

Caballos de nieve.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 431 – abril 2018. 1 2017. Tren de noviembre. La nieve se precipita de abajo hacia arriba como una estampida de pájaros empapados de leche....
Firma-Diego-Pérez--0

Callejear y merodear.

Por Diego Pérez. Ilustración Tito Martínez. Edición 430 – marzo 2018. “Es verdad: escapar es el más grande de los placeres; merodear por las calles en invierno, la mayor de las aventuras”. La compra ...
Firma-AnaMaría--0

El copiloto.

Por Anamaría Correa Crespo. @anamacorrea75 Ilustración María José Mesías. Edición 430 – marzo 2018. Dice Rosa Montero que, a medida que enve­jece, va teniendo más claro que si uno aspira a vivi...
Firma-Ana-C-Franco

Mis lugares favoritos (o salvarse de una misma).

Por Ana Cristina Franco. Ilustración Luis Eduardo Toapanta. Antes de suicidarse, Sylvia Plath dejó una nota en la puerta de su vecino en la que le pedía que, en caso de leerla, llamara a su psi­quiat...
Firma-Milagros-A--0

El futuro es hoy.

Por Milagros Aguirre. Ilustración ADN Montalvo E. Edición 430 – marzo. La gente camina hablando sola por la ciu­dad. Los autos se parquean solos gracias a un comando. Los chicos tienen la nariz pegad...