Foto Mi primer acoso

Mi primer acoso.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración Maggiorini. No hay suficientes ángeles. No es verdad —no puede ser verdad— que todos tenemos uno. Y si lo tenemos, es un perverso hijo de puta, un voyeur, un s...
Foto- La madre de la mujer

La madre de la mujer triste.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración Maggiorini. Ella sabe ser la madre de la niña gorda y golosa, de la niña a la que le brillan los ojos ante un helado, una torta de chocolate o un postre de lim...
artampuerobullyingbr

Cuando no se llamaba bullying

Por María Fernanda Ampuero Lo recuerdo con nitidez. El tipo se llamaba Rafael y no escribiré su apellido, aunque lo conozco perfectamente. Todavía lo recuerdo con rabia. Sé que esto no tendría que pa...
artampueromaquillaje

Ni un día sin maquillaje

Por María Fernanda Ampuero   Hola amigas, bienvenidas un día más a su programa Una Mujer como Dios manda. Soy María Fernanda, su asesora de belleza, feminidad y vida doméstica. En el programa de hoy ...
artampuerobienhombre

Bien hombre

Por María Fernanda Ampuero   A mis hermanos, que lloran.   Tengo dos hermanos. Ambos son llorones. No sé cómo carajo lo lograron, pero lo son. Nuestro padre era catastrofistamente homofóbic...

Corre Lindsay Lohan, corre

“La mejor manera de evitar que un prisionero escape es asegurarse de que nunca sepa que está en prisión”. Dostoievski   He visto las imágenes de Lindsay Lohan, esa chiquilla pecosa que todos vim...
MeAburro-alta

Me aburro

Por: María Fernanda Ampuero Cuando éramos niños, allá en los ochenta, las vacaciones eran eternas. Noventa días en blanco que había que ingeniárselas para llenar de alguna manera. Y esto era muy impo...
TuNoEresMujer2

Tú no eres una mujer

Por María Fernanda Ampuero Mi ginecóloga se llama Carmen. Carmen se levantó, dio la vuelta a su escritorio, se sentó a mi lado y me abrazó. Esto no lo hacen los trabajadores sanitarios de España. Est...
NoOlvidoManabi

No me olvido, Manabí

Respira y canta. Donde todo se termina abre las alas. Blanca Varela, Así sea.     Por María Fernanda Ampuero Yo soy porque ella es. Ella es porque él fue. Él fue porque ellos fueron. Y nos gusta...
CuatroAbril

Cuatro de abril de dos mil dieciséis

Por María Fernanda Ampuero Cuando me pregunten que yo qué hice, esgrimiré un par de crónicas y otro par de artículos en los que chillo contra esto. O tal vez entonces haya aprendido a ser menos estúp...