20150304_102035-1

Soy puta

  Por María Fernanda Ampuero Ilustración: Maggiorini “Me interesa desde dónde y para qué muchas mujeres feministas nos calzamos el disfraz de puta (desarrollemos o no un trabajo sexual remunerad...
carrie

Carrie en la noche de graduación

Por María Fernanda Ampuero   El piloto anuncia que estamos próximos a aterrizar. Súbitamente, al escuchar esas tres palabritas —Aeropuerto de Guayaquil— mi cuerpo sufre un proceso de decadencia verti...
Milagrosa

Milagrosa

Por María Fernanda Ampuero  A Susy Nickel, más aquí que nunca  Esto te hubiera encantado, Susy. Imagínanos a todos los que te hemos adorado —tremendo personal— llenos hasta los topes de amor, vibrant...
todo lo que somos

Todo lo que somos

Por María Fernanda Ampuero “Y por amor a la memoria llevo sobre mi cara la cara de mi padre”  Yehuda Amijai (Lo cita Héctor Abad Faciolince en El olvido que seremos)  Hace poco recibí un correo de un...
Fortalezas

Fortalezas

Por María Fernanda Ampuero Yo tenía quince años, la edad de amar, y me enamoré de ella. ¿De qué otra manera, con qué otra palabra, puedo explicar la devoción que sentía por cada palabra que salía de ...
ir a la batalla

Ir a la batalla con una sonrisa

Por María Fernanda Ampuero Leo Cómo ser mujer de Caitlin Moran porque todo el mundo está leyendo Cómo ser mujer y quiero saber por qué. En la faja roja que lo rodea, leo que se han vendido más de 500...
salid del agujero

Salir del agujero

Para Marcelo Chiriboga   Por María Fernanda Ampuero Leo en el blog del escritor José Ovejero, Premio Alfaguara 2013, que él de literatura ecuatoriana no sabía casi nada hasta que estuvo en el pa...
actos de fe

Actos de fe

Por María Fernanda Ampuero “La fe es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve” (Heb, 11:1) Cuando me preguntan por mis creencias religiosas, yo suelo responder con ese estatu...
bendito círculo

Bendito Círculo

Por María Fernanda Ampuero El pasado Día del Libro fui invitada a hablar sobre mi experiencia lectora y escritora. De esto último se me hace difícil hablar: me aturullo, enrojezco, quiero salir corri...
miedo y asco

Miedo y asco en Plaza Lagos

Por María Fernanda Ampuero             Ella giró el cuello y dijo: —Ya no hay ningún sitio exclusivo en esta ciudad. Todo el mundo puede ir a todos lados. Se refería a una familia cuya piel, según su...