Cartas de Lectores

Bonil:

BONIL

Precursora

Son ya 34 años del perseverar de la revista Diners, llegando a publicar 400 números. En esos primeros años de la revista, yo vivía frente a la imprenta Mariscal, y tenía la oportunidad de recibirla recién salida del horno. Recuerdo que la tomaba con curiosidad, quería ver qué artista estaba siendo promocionado, y conocer los encuentros y debates en el medio artístico. La revista Diners fue la precursora en el Ecuador en la difusión de las artes visuales, el teatro, la danza, el cine, la música y la fotografía, con la cualidad de respetar la diversidad de prácticas contemporáneas artísticas a nivel nacional. Además de promocionarlas, con un espíritu pluralista, crea diálogos y discusiones en torno a la cultura, lo que en este tiempo se ha convertido en una parte crucial de nuestra memoria, de la memoria de toda una época.

Mis sinceras felicitaciones a la revista Diners en sus 34 años de vida, por tener una visión que respeta las diferencias culturales del país, pudiendo mantenerse por su capacidad de flexibilidad y de danzar al son de los cambios políticos y económicos del país.

Marcelo Aguirre

La magia

A veces prefiero leer una buena revista que un libro. De atrás para adelante, pues una buena revista tiene mucho de magia y puede leerse de esa manera. Desde el equinoccio, Mundo Diners aporta una visión plural a la diversidad cultural. A lo largo de la marea del tiempo, durante 34 años y 400 números ha mantenido inalterable su compromiso con la libertad de espíritu en todas sus formas. Tiene fibra, rigor intelectual, imaginación, amenidad y perseverancia. Que siga así, que mantenga su magia…

Jaime Marchán Romero

Mi primer amor

Mi primer amor fue la revista Diners. Mi primer amor de papel, quiero decir. Hace más de veinte años publicó una breve reseña sobre un encuentro de literatura celebrado en Cuenca, al que titulé, si no me equivoco, “De calores y colores de hormiga”. Desde entonces hemos tenido, conocedores de la fórmula perfecta para que duren las cosas, una sana relación de amantes. La receta es así: desear siempre días luminosos, porque así ese primer amor se multiplica en otros, nuevos y maravillosos. Y eso hago.

Juan Pablo Castro

Gran proeza

La conocí como revista Diners y así la nombro aún, a pesar de que bien sé que, desde hace tiempo, fue rebautizada como Mundo Diners. Los 34 años de vida y 400 números de una publicación cultural son, en el país, una gran proeza.

Que Mundo Diners siga alimentando la vocación de viajeros por el Ecuador, América Latina y el mundo; que siga mostrándonos, con sus entrevistas, tantas vidas extraordinarias; que siga con su sección dedicada a los artistas plásticos; con sus crónicas y sus comentarios de libros, cine y música; con sus páginas de humor; en fin, que siga renovándose para ponernos al día en los cambios de la ciencia y la tecnología. Me uno a la celebración aniversario.

Diego Araujo Sánchez

Codo a codo

Añoro los consejos editoriales de los primeros diez años de la revista Diners. Añoro el borbotar de temas, la agudeza del debate, el ambiente alegre, la comunidad de amor. Respetábamos a Fidel Egas Grijalva, el sine qua non la revista habría sido un sueño de picaflores. No lo adulábamos, sin embargo, tampoco lo temíamos. Aprendí que no se aprende de arriba hacia abajo, sino codo a codo, se aprende de los compañeros. Y por esto la revista ha perdurado hasta estos tiempos tan borricos.

Simón Espinosa Cordero

Visión amplia y pluralista

Publicar cuatrocientos números de una revista refleja mucho trabajo profesional, responsable, eficiente y perseverante. También es haber ofrecido a quienes leyeron sus páginas cuatrocientas oportunidades de encontrarse con personajes que hicieron, hacen o son testigos de la historia, con hechos de la cultura, con lugares destacados o recónditos de la patria, con sitios interesantes del mundo, con reflexiones acerca de la realidad contemporánea y, haberlo hecho en un estilo claro, directo, ameno, original, utilizando con conocimiento y sin temores los ricos recursos de nuestro idioma.

En sus páginas conocí que, en el litoral ecuatoriano, existe un pueblo que convive con la idea de la muerte y que parte de su tarea existencial es construir por sí mismo su ataúd y conservarlo en la casa para cuando llegue la hora de utilizarlo, se trata de Juntas del Pacífico, el lugar donde se vive de la siembra, cosecha, transporte y venta de la ciruela. Una crónica interesante, que demuestra la importancia del género.

Allí he encontrado comentarios críticos de las diversas expresiones del arte: la música, el teatro, la pintura, la escultura, la literatura e interesantes entrevistas a sus autores. En estos temas y en los relacionados con la política, la entrevista, es uno de los géneros que se aplica con maestría, publicando, incluso entrevistas “sin preguntas”, como alguna vez, lo señaló uno de los periodistas.

Y más allá, lo que mejor recuerdo de mis lecturas es el texto en que una joven mujer da su testimonio de lo que significa padecer de espondilitis anquilosante y, a pesar de la gravedad y de los sinsabores que relata, lo hace con soltura y gracia. Comparte las peripecias que ha debido pasar en el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social y en el Ministerio de Salud y la serenidad y entereza que se necesita para oír “no hay el medicamento”, “no habrá más el medicamento”, y cómo contribuye a recuperar el valor y el optimismo la presencia de una doctora amable que prescribe una dieta y da consejos para aliviar los síntomas y evitar que la enfermedad empeore.

Son solo ejemplos de lo que queda en el lector y de lo que un buen enfoque periodístico, el conocimiento de los distintos géneros y la habilidad y destreza en el uso de la palabra, unidos a una atractiva presentación, pueden lograr.

Treinta y cinco años, cuatrocientas ediciones de una publicación que nos acerca a las distintas manifestaciones de la realidad y de la vida misma, con una visión amplia, pluralista y positiva, bien merecen que digamos con fuerza y sencillez: Gracias.

Nila Velázquez

 

 

Usted también escríbanos: revistamundodiners@dinediciones.com
Pin It