Tío Alejo y el agua.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 435 – agosto 2018. El tío Alejo llegaba descalzo a los dos metros, de tal manera que resultaba un esfuerzo verle más arriba de la cintura ...

Diario fallido.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 434 – julio 2018. 1 Sobre mi cabeza está el sexto piso, ocupado por madame Dalmon. Su bota ortopédica sale del baño y se encamina hacia su...

La vie est belle.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Edición 433 – junio 2018.   Una tarde que, enredado en algún texto personal, me quedé solo en la oficina, resbalé del sillón como niño en tobogán ha...

Caballos de nieve.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 431 – abril 2018. 1 2017. Tren de noviembre. La nieve se precipita de abajo hacia arriba como una estampida de pájaros empapados de leche....

Gajes del oficio.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Edición 430 – marzo 2018. En ese entonces era tan joven, tan vol­cán en erupción, que a menudo necesitaba estrellarme contra los vitrales o jugar a la ru...

The big shave.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Edición 429 – Febrero 2018.   Una pila de años fue necesaria para que su vida ecuatoriana terminara convertida en polvo, en cicatriz, en muda ...

Bang Bang.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 428 – enero 2018. La oficina del empleo es una casona gris, no solamente porque esté pintada de ese color, que más bien está despintada, sino po...

Érase una vez la burocracia.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Edición 427 – diciembre 2017. La madre de familia del departamento de Archivo era la Esthercita. Y no solamente por ser la más antigua, sino por su conna...

Los pasos perdidos.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Edición 425 – octubre 2017. Qué otra cosa podía hacer en ese tiempo sino practicar a diario la natación. Subir al Monteblanco sin moverme de casa. ...

El purgatorio.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Edición 424 – septiembre 2017. Tenía un gran patio de piedra y veinte cepos de tres metros cuadrados en dos pisos. Estaba ubicado en la calle Venez...

EL HOMBRE ARAÑA.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Edición 422 – julio 2017. Estoy en primer grado y es víspera de Na­vidad. Por primera vez en la vida veo a mamá como si fuera ajena: peinado rubio ...

Los placeres del ojo.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Raro ver una niña, casi un bebé, apare­ciendo por la ventana de un séptimo piso y a las seis de la mañana. Mírenla, ha logrado abrir las dos hojas de la ...

Perros sin sueño.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. El Ivanopla me salvaba la vida casi a dia­rio. Y yo, por supuesto, aprovechaba para ponerme en riesgo, como si uno fuese amigo de Superman y entonces pod...

La víspera de Quitolandia.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. En el principio de mis tiempos, Quito tenía un sabor a planeta Marte mezclado con Dis­neylandia. Algo así como ocho horas de viaje se requería y por carr...

El misántropo fisgón.

Por Huilo Ruales   Hay alguien que se ha mudado en el piso de arriba. Parecería un niño, pero aquí los niños no tienen derecho de alquilar habitaciones. Ni siquiera pueden vivir solos en las calles, ...

El dado redondo rodando en la galaxia

Por Huilo Ruales   y nosotros, acá en los graderíos, oyendo el galope de la sangre. Y nosotros, acá en la sangre, oyendo el galope de los graderíos. Porque se oye la sangre en las sienes, en el pulso...

Un vicio, la bisabuela

Por Huilo Ruales   Así como he carecido de padre he sido pródigo en tías y abuelas y en la cresta una bisabuela de colección. La vieja me odiaba con el concho de vida que tenía y yo con mi vida enter...

Rodando por los Kitos Infiernos

Por Huilo Ruales Esta es la meca de todos los sures, incluidos aquellos que ya no saben si la calle donde viven se halla en el sur de Quito o en el norte de Machachi. Incluidos aquellos sures que des...

La excuelita

Por Huilo Ruales   1 Dos canchas de básquet y una de índor, más los contornos para carreras, los baños y el kiosco de las golosinas, ocupaban el patio de cemento. Allí se formaba los lunes el alumnad...

El Bukowsky

Por Huilo Ruales Es un barco hundido en el cemento penumbroso de la Zona. A su diestra está La Carnicería, bar y parrilla que otorga al cielo nocturno una ancha columna de humo con perfume a carne as...